Durante el viaje de un geek, es normal encontrarse con obras que nos marcan más que otras. En nuestro caso, la película «Scott Pilgrim vs. the World» nos impactó profundamente en la adolescencia, tanto así que acudimos después a su fuente original: la serie de cómics del gran Bryan Lee O’Malley. Años después, nos encontramos de nuevo con ella, pero en formato anime y otro título: “Scott Pilgrim Takes Off”. 

Sigue leyendo y conocerás el porqué debes darle una oportunidad a este anime. 

¿Por qué los cambios en el anime elevaron la historia? 

Lo increíble de esta nueva versión de Scott Pilgrim es que no hace un cambio radical en la historia. No, el diseño de los personajes es el mismo, y se respetan muchas de sus cualidades. Ok, sabemos que a Scott lo “asesinan” y permanece ausente por un tiempo, pero eso no le quita fuerza a la narrativa. De hecho, la maravilla de este anime es que aglutina las bondades del cómic y la película para darnos una lectura más condensada (incluso profunda) de la relación de Scott y Ramona. Pero, ¿por qué decimos esto? 

Empecemos reconociendo que nada es perfecto y que todos extrañamos al Nega-Scott, pero aceptamos el cambio para un desarrollo mayor

Más de uno extrañó la presencia del Nega-Scott, esa parte oscura de Scott Pilgrim que representa todos sus errores. En su lugar, nos encontramos con el Old-Scott Pilgrim, un personaje que se niega a aceptar el hecho de ya no estar con Ramona, y manipula al Scott del presente para no sufrir por ella jamás. 

Esta parte, en comparación con el resto de la historia, es la más floja de todas. El Nega-Scott del cómic tuvo un mayor simbolismo en la vida de Scott y su personalidad, pero entendemos que usaran al Old-Scott para buscar esa conciliación entre las partes negativas de Scott y su vida en general. Eso ayudó a darle más fuerza a la presencia de Ramona en la historia y su desarrollo final. 

Ramona tiene más responsabilidad sobre sus acciones pasadas

En esta nueva adaptación, Ramona tiene un papel aún más protagónico. A pesar de intentar redimir los actos de sus exnovios, busca demostrar que se puede seguir adelante sin resentimientos. Además, descubrimos que en muchos casos, no sólo las decisiones de los antiguos pretendientes terminaron las relaciones, sino que Ramona también actuó de manera egoísta y sin tener en cuenta los sentimientos de los demás.

Esto fue excelente, ya que vemos a Ramona reflexionar sobre sus acciones, cosa que en la película nunca se apreció muy bien. Y, por supuesto, se desarrolla de forma más directa que en el cómic. Ramona Flowers aprende de sí misma y acepta que tiene miedo de aferrarse a algo. Reconocer eso es lo único que le permite avanzar con Scott.

Sin embargo, nos pareció extraño que Knives y Ramona se dieran cuenta de que Scott las engañó y, pese a ello, no haya ninguna consecuencia. Esto en el cómic tuvo un peso abrumador para ambos personajes. 

Algo que supera al cómic y la película: cada una de las historias con sus ex tienen mayor peso

Todos sus ex tienen una historia y motivo que los hizo cambiar tras su relación con Ramona. Por eso, valoramos mucho que Ramona hablara con cada uno de ellos para cerrar sus asuntos pendientes.

El perdón los llevó a superar ese evento del pasado y seguir adelante con su camino. Sólo recordemos a Lucas Lee, quien abandonó todo y empezó de cero como barista. 

El final fue igual de conmovedor

La batalla final entre el Old-Scott Pilgrim y una Ramona igual de old fue lo que necesitaban para darse cuenta en el presente de lo que deseaban preservar. Ambos personajes reconocen que no será nada fácil sobrellevar su relación. Estos tienen un mayor entendimiento emocional sobre el asunto, incluso son más maduros, ya que saben que deben esforzarse para que funcione. Y, pese a que en ocasiones puede ser difícil de manejar, no ganan nada huyendo. Consiguen más permaneciendo: tomándose la mano. 

¿A ustedes qué tal les pareció “Scott Pilgrim Takes Off”?