Desde que empezó el 2024, supe que debía empezar a ser más objetivo, pues sabía que para este año se venía una gran cantidad de estrenos . Sin embargo, guardaba cierto escepticismo respecto a Prince of Persia: The Lost Crown. Por alguna razón, tenía la certeza de que se alejaría de la historia que me acompañó en mi época de adolescente.  

Todo esto sucede por la tendencia de Ubisoft de lanzar nuevos juegos de sus franquicias más emblemáticas. Tendencia que responde a una necesidad de obtener ganancias, pues la compañía no atraviesa su mejor momento (otras empresas del sector no están exentas). 

Ubisoft, a pesar de haber dejado de lado la historia del príncipe durante mucho tiempo, logró incorporar elementos de sus orígenes y adaptarlos a los tiempos modernos.  

El nuevo arte de Prince of Persia: The Lost Crown

La mayoría de los jugadores se dejan influenciar por algo que siempre es un estigma en muchos juegos, el apartado gráfico y nosotros a veces pecamos de esto. Es por eso que juzgué el primer tráiler de este juego con mucha severidad, pero después de poder probar la demo he podido ver que la decisión de la compañía fue la correcta para este título.

Implementar unos gráficos que aseguran la fluidez a la hora de los combates es algo crucial y lo que sobra en este juego son momentos de reacción rápida. Los escenarios son un deleite en este juego, cambiar de cuarto me dejaba con buenas sensaciones y situaba en una buena atmósfera.  

También tenemos el diseño del personaje, que no es demasiado elaborado. En este caso, menos es más y no se sacrifica nada, ya que los diseños detallados de los personajes se superponen al fondo durante el diálogo, es en estos momentos donde se puede apreciarlos.  

Una nueva forma de combatir

Los títulos metroidvania tienen dos aspectos destacables: la acción en combate y la historia. A pesar de poseer una amplia variedad de ataques, lo cierto es que deja un poco que desear en ciertas ocasiones. La ausencia de combos de ataque para enfrentar a los enemigos puede volver la experiencia un poco monótona si se busca terminar el juego todo de golpe.

En cuanto a la duración, puede rondar unas 8 horas o incluso un poco más, ya que el título nos obliga a jugar y volver a pasar muchos niveles. Y es que, cuando avanzamos, adquirimos habilidades que nos ayudaran a desbloquear zonas de las que no nos habíamos percatado. 

También tenemos el uso de los árboles para reponer nuestra salud y comprar nuevas habilidades. Pero, al hacer esto, todos los enemigos que habíamos vencido volverán a aparecer en el mapa.  

Una historia peculiar

Normalmente uno esperaría ser el príncipe en un juego de Prince of Persia, pero este no es el caso, ya que nos ponen en el papel de un guerrero que busca rescatar al príncipe de un secuestro de un general traidor. 

La idea de usar otro personaje fue algo que nos confundió al principio y caímos en la idea de que era un nuevo diseño del príncipe. Sin embargo, entendemos que esto busca darle un nuevo giro a la historia, mientras que se continúa trabajando en el remake de la primera entrega de la trilogía que salió en el 2003: Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo. 

Prince of Persia: The Lost Crown

Podríamos resumir que esta nueva entrega es un título bastante divertido si buscas un juego medianamente relajante para jugar en tu Nintendo Switch mientras estás de viaje, ya que la compañía ha hecho una campaña bastante resaltante en la consola de Nintendo.  

Lo antes mencionado no es una burla sino una recomendación de alguien que pudo jugar la demo en PC y probarlo en consolas de actual generación, con resultados más que satisfactorios.